II Torneo Debate Colegio Mayor Hernando Colón

Es 14 de noviembre y junto con mis compañeros de debate nos dirigimos a Sevilla; a las 16,00 horas, apenas finalizadas las clases de la mañana, seis compañeros de 2º de bachillerato acompañados de nuestros dos profesores estamos en la estación de autobuses de Murcia esperando el autobús que nos llevará a esta nueva aventura.

En el mes de junio recibimos noticias del Aula de debate del Colegio Mayor Hernando Colón, celebraban su segundo Torneo de debate del 15 al 17 de noviembre en Sevilla, y querían contar con nosotros, los alumnos del Aula de debate de Virgen del Pasico. Si hace apenas dos años, alguien me hubiese comentado que tendría que estar debatiendo frente alumnos de universidad, como solemos nosotros decir, “ni del palo”… Pero, cómo son las cosas, este año, mi último año en Virgen del Pasico, la situación es diferente, veo las cosas de manera totalmente diferente. ¡Cuánto hemos crecido!

A las 23,00 horas llegamos a la estación de Sevilla, estábamos eufóricos –y así lo habíamos demostrado en el intenso viaje de autobús, donde mezclábamos conversaciones, a la vez que tomábamos los últimos apuntes de evidencias no leídas, hacíamos preguntas, o simplemente nos reíamos-. Y es que estos tres años compartiendo con mis compañeros y profesores nervios previos de debate, tantas experiencias, tantos momentos de penas y alegrías… han hecho que ya nos tratemos como en familia.

Y de familia a otra familia: los compañeros del Hernando Colón nos recibían a los “peques” del Torneo (como ellos con llamaban), con la misma ilusión con la que nosotros íbamos al encuentro. Al día siguiente daba comienzo, ya estábamos allí: en el II Torneo de debate Hernando Colón, para debatir sobre si “debemos limitar el uso de energías renovables” (me encantaba el tema).

Los días siguientes estuvieron llenos de compañerismo, debates, nervios, debates, concentración, debates, mucho feedback del bueno, concentración y sobre todo, más debates. Todos los equipos, Málaga, Sevilla,… mejorando de debate en debate nuestras líneas tras escuchar atentos los válidos consejos de jueces, compañeros y formadores. Jamás pensé que se pudiese aprender tanto en tan poco tiempo, pero como dice mi madre: “querer es poder” y ahí estábamos, aprovechando la oportunidad que nos habían dado de vivir esta experiencia que recomiendo a todos.

Los resultados son lo de menos, pero los quiero también compartir porque estamos muy contentos de ellos: el último día pudimos disfrutar de una semifinal emocionante donde uno de los equipos de Virgen del Pasico se enfrentaba a sus ya amigos del equipo contrincante de la UMA. Debate, ¡vaya debate pudimos disfrutar! Pero la gran sorpresa del Torneo vino en la entrega de premios donde Raúl Hernández se proclamaba mejor orador del Torneo, ¡grande Raúl, muy grande!

Es mes de diciembre y todo ha pasado, recuerdo esos días con ilusión y me enorgullece saber que yo estuve allí, que me dieron la oportunidad de vivirlo y lo supe aprovechar. De Sevilla me llevo grandes amigos y nuevos amigos, pero sobre todo la experiencia vivida.

Mis compañeros de debate, todos: Marta Bastida, Marta Navarro, José María Llamas, Mariano García, Raúl Hernández, Gabriela Aguilar, don José Antonio Castillo y don Juan Carlos Flores, que tanto me habéis enseñado y con los que tanto he crecido como persona…

Simplemente, GRACIAS.